Naturaleza
Naturaleza
  • Si eres de los que disfrutan estando en contacto con la naturaleza y te gustan aventuras al aire libre, en Centroamérica puedes encontrar desde bosques tropicales a playas de palmerales y una gran variedad de actividades...

Costa Rica y Nicaragua: a través de un río

El viaje comienza en el Parque Nacional de Tortuguero, por lo ve en coche o autobús desde San José hasta el pueblo de Hamburgo y coge una barca que te permita sentir y disfrutar de la red única de canales naturales de bosque húmedo tropical durante 1 hora y 45 minutos.

 

En el trayecto te empaparás de una exuberante naturaleza repleta de vida: tucanes, monos, cocodrilos y diferentes aves fascinarán a tu vista. Además, una vez que llegues, si viajas de julio a octubre, por la noche puedes disfrutar del majestuoso espectáculo del desove de tortuga.

 

Al día siguiente, disfruta de un recorrido guiado por su frondoso bosque donde te explicarán el uso que se les da a las plantas, especialmente las medicinales y podrás sentirte como Tarzán de la jungla cogiéndote de las lianas. Más tarde, recorre  el pueblo de Tortuguero para ver cómo vive su gente.

 

Sigue el trayecto hacia el Parque Nacional de Braulio Carrillo tomando una barca hacia el pequeño embarcadero de Caño Blanco en el que encontrarás el autobús para iniciar el recorrido hasta la zona de Guapiles, donde se encuentra el Parque.
Este parque lo ves desde las alturas, a través de un teleférico disponible, y puedes observar su esplendorosa naturaleza, su multitud de aves e incluso las "hojas- paraguas".

 

De aquí ve a Puerto Viejo de Sarapiquí, desciende el río San Rafael en flotadores gigantes (floating) y monta a caballo para dirigirte a la cascada Sueño Azul. Por la tarde, visita el mariposario para conocer en vivo el desarrollo de gran diversidad de especies de mariposas.

 

Continúa hacia el Parque Nacional de Arenal en el departamento La Fortuna, uno de los más famosos del país.

 

Este parque ofrece diferentes actividades divertidas, entre las que no puedes dejar de hacer canopy, disfrutar una tarde relajada en las aguas termales de Tabacón u observar el volcán Arenal de noche para ver el rojo intenso de su lava cayendo.

 

Desde aquí, parte a la frontera Los Chiles pasando de camino por el refugio de vida silvestre Caño Negro, el cual se ha hecho famoso como experiencia ecoturística porque al principio de la temporada de lluvias se convierte en un lugar idílico para la procreación de las aves. También será fácil ver tortugas terrestres, caimanes, osos perezosos y monos. Además, puedes visitar la reserva indígena de los Malekus quienes creen en la inmortalidad del alma.

 

Llega a los Chiles para coger la lancha que atravesará Río Frío y te llevará a San Carlos (Nicaragua) para comenzar la Ruta del Agua.

 

Desde San Carlos toma una lancha para comenzar la travesía en el archipiélago de Solentiname, un lugar con un encanto que faltan palabras para describirlo.

 

Aunque está formado por 36 islas, dirígete primeramente a la isla Macarrón, lugar de partida para conocer el resto y descubrir por qué este archipiélago tiene este especial encanto.

 

Al bajar de la barca, te da la bienvenida su población que rápidamente te acoge como a un "familiar" y te transmite su historia y su peculiar forma de vida. Poco a poco, hilarás cómo la historia cercana ha influido en su día a día, pues Solentiname es la cuna del llamado "arte primitivista", pinturas al óleo y tallas en madera de balsa cuyos rasgos más distintivos son su simplicidad de formas y su intenso colorido, enseñado por el religioso Ernesto Cardenal para formar una comunidad espiritual y artesanal cuando llegó en 1966.

 

Conocerás muchas más anécdotas increíbles de la historia a medida que vayas recorriendo las islas, como la isla Elvis Chavarría donde hay un museo natural y un museo de pinturas y esculturas, antes de continuar hacia El Castillo.

 

En el  pueblo El Castillo de la Inmaculada Concepción, explora las estrechas calles del pueblito, el interior de la fortaleza que fue construida por los españoles en 1675 para vigilar y defender su principal ruta de transporte y visita su interesante museo que ayuda a comprender la importancia que tenía en tiempos pasados.

 

Por la noche, haz el "tour de los caimanes" donde te mostrarán de cerca cómo son estos animales y cómo se comportan.

 

El viaje acaba al día siguiente que continúes río abajo atravesando la gran Reserva Biológica Indio-Maíz que ofrece uno de los paisajes más exóticos que se pueden ver con refugios de especies como manatíes, tortugas, primates, jaguares y diversas especies de aves, reptiles, anfibios y peces.

 

Costa Rica y El Salvador: Desde la intensidad del verde a imponentes volcanes

El primer destino será la península de Osa, donde se encuentra el Parque Nacional de Corcovado. Para ello coge un vuelo de San José a Puerto Jiménez.

 

Comienza con una caminata por el Parque Nacional de Corcovado, uno de los parques con mayor biodiversidad del país. En sus más de 40.000 hectáreas puedes observar una riqueza de flora y fauna increíble, ya que en el parque existen alrededor de 130 especies de mamíferos, 116 especies de reptiles y 400 especies de pájaros. Este sitio es de ensueño para quienes buscan un contacto real con la naturaleza exuberante ya que es posible observar jaguares, osos hormigueros gigantes, tapirs, arañas, monos…

 

Este hábitat espectacular te invita a hacer numerosas actividades que te entusiasmarán como canopy, pesca deportiva, observación de delfines y ballenas o bucear o hacer snorkel en Isla del Caño, donde además verás sus famosas piedras esféricas.

 

La siguiente parada es el Parque Nacional de Manuel Antonio. Lo primero que llama la atención es que ¡la vegetación llega hasta la playa! Así que podrás realizar actividades por ésta y la más frondosa vegetación.

 

Este será un día en el que combinar aventura y naturaleza. Primero, recorre el Parque en quad viendo la flora y fauna del lugar, para luego continuar derrochando adrenalina mientras haces rafting en el río Savegre.

 

Quédate otro día en Manuel Antonio para recorrer los manglares de Isla Damas, donde podrás ver caimanes, perezosos, cocodrilos, boas, monos cariblancos…

 

La ruta continúa hacia el Parque Nacional de Monteverde, pero antes haz un alto en el Parque Nacional de Carara para ver la vegetación mezcla de los hábitats Amazónicos y Mesoamericanos.
 

Ya el Parque de Monteverde es el último punto antes de ir a El Salvador. Este parque es hábitat de los quetzales entre más de 400 especies de aves, 490 mariposas, 2.500 plantas y más de 100 mamíferos y te permite varias actividades como las rutas a caballo, deslumbrarte con su belleza natural desde los puentes colgantes, visitar criaderos de insectos, reptiles y mariposas e incluso visitar una comunidad de cuáqueros.

 

Regresa a San José para volar hacia El Salvador donde verás volcanes impresionantes.

 

Así pues te diriges a una de las áreas de conservación natural más importantes de El Salvador: el Parque Nacional de los Volcanes, el cual está inmerso en la Reserva de la Biosfera Apaneca-Ilamatepec, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO.

 

Este parque alberga numerosos volcanes, 3 de ellos muy importantes para la historia del país: el volcán Cerro Verde, el volcán Santa Ana y el volcán de Izalco, son un escenario impresionante que muestran la magnitud y belleza de la naturaleza.

 

Continúa el viaje, visitando el lago Coatepeque que para muchos está considerado como uno de los diez lagos más bonitos del mundo y realiza alguna actividad acuática como submarinismo, kayak, montar en moto de agua…

 

Antes de regresar a San Salvador para finalizar el viaje, aprovecha la cercanía de “la ruta de las flores” (Nahuizalco, Salcoatitán, Juayúa, Apaneca y Ataco) y acércate a estos pueblos con encanto donde conocerás ciudades que fueron habitadas en la época colonial y que hoy en día conservan esas huellas, mezcladas con las de antiguos núcleos indígenas, donde el color está presente en todas sus calles.

 

Belice y Guatemala: Contrastes naturales

El viaje comienza en coche desde la Ciudad de Belice al área de conservación Río Bravo ubicado en el distrito de Orange Walk, en el noroeste de Belice.

 

Este área de más de 200 mil hectáreas de sabana y bosque húmedo tropical, de palmeras y pantano, protege a más de 240 especies de árboles, 70 especies de animales, 400 especies de aves y 12 especies de animales en peligro de extinción, incluidos el jaguar, el mono aullador negro, la lora cabeza amarilla y el tapir (animal nacional de Belice).

 

Camina por los senderos naturales de la selva con un guía, experimentando el auténtico contacto con la frondosa naturaleza, mientras observas algunas de las más de 150 especies de aves, monos y mucho más.

 

Aprovecha la cercanía para visitar el Parque arqueológico de Xunantunich, el cual te ayudará a entender y especialmente a sentir cómo era la vida de los mayas, su organización política, qué pensaban, etc. Su estructura de El Castillo te mostrará su historia escrita en piedra a través de sus frisos. Pero antes, para en Spanish Lookout donde verás una comunidad menonita sobre la que el paso del tiempo y la evolución tecnológica no ha tenido efecto alguno.

 

La siguiente visita es al Santuario de Vida Silvestre “Monkey Bay”, un corredor biológico con más de 250 especies de aves, tapires, pumas, jaguares y cocodrilos y, especialmente, manadas de monos aulladores negros. Además, en el “Jaguar Jungle Camp” haz “tubing cave” que se trata de conocer cuevas de cientos de años de antigüedad con estalactitas encima de un neumático hinchable recorriendo el río.

 

Sigue dirigiéndote al sur hasta la Reserva forestal Mountain Pine Ridge, donde te envolverá la naturaleza con el encanto de su río, su catarata “Thousand-Foot o Hidden Valley Falls” y sus piscinas naturales.

 

Como no puedes dejar de viajar a Belice y no disfrutar de sus playas, llega a Placencia donde te esperan  playas de arena blanca, aguas de un brillante color azul y cientos de actividades para disfrutar de los tesoros de la costa de Belice. Así pues, pasa el día haciendo snorkel, submarinismo o pesca y por la noche indaga el sabor y ritmo caribeños a través de la comida local y la música en vivo.

 

Además, si vas entre marzo y junio, es un lugar ideal para ver al gran y amigable tiburón ballena, una experiencia sin igual para quienes les gusta conocer de primera mano cómo viven los mamíferos debajo del agua.

 

 

 

 

Continúa hacia el sur para ir a Punta Gorda y acércate a la Reserva Marina de Sapodilla Cayes, antes de coger una lancha hacia Puerto barrios (Guatemala).

 

Esta reserva, que se encuentra a unos 64 km. al este de Punta Gorda, es ideal para hacer snorkelling y disfrutar de  la preciosa playa de Hunting Caye, que a su vez es lugar de anidación para la tortuga carey.

 

Ya estando en Punta Gorda, coge la barca hacia Puerto Barrios, para comenzar tu viaje por tierras guatemaltecas.

 

Para empezar dirígete hasta el pueblo de Livingston, donde tendrás la sensación de estar más en otra isla caribeña que en la propia Guatemala, pues es el pueblo con mayor número de garífunas del país afro-caribeño. Te contagiará la alegría de sus casas de colores, sus rastas y sus bailes.

 

Desde la Bahía de Amatique, en Livingston, desciende “Río Dulce”, un río repleto de vegetación selvática que te permitirá ver una fauna muy diversa con cocodrilos, lagartos, aves acuáticas, manatíes e incluso tiburones de agua dulce. Además, antes de llegar al precioso lago de Izabal, podrás ver el Castillo de San Felipe, una fortaleza defensiva construida en el s. XVII.

 

La siguiente parada es el lago de Atitlán que destaca por la belleza de estar custodiado por tres volcanes (volcán de Santiago, volcán San Lucas Tolimán y volcán de San Pedro) y sus pueblos llenos de colores y tradiciones que atraen a viajeros de todo el mundo.

 

Panajachel va a ser la puerta para poder llegar a los pueblos del Lago Atitlán. Un pueblo cosmopolita y bohemio donde aún viven muchos hippies que llegaron en los años 60, junto con bares, música en vivo y mercadillos.

 

Por la mañana coge una barca que te permitirá disfrutar de todo el esplendor natural del lago, para trasladarte a pueblos de Santiago y San Juan la Laguna, donde pasear por sus calles, conocer la curiosa historia de la deidad maya Maximón y con suerte, ¡podrás ver una boda indígena en una iglesia!

 

Para finalizar el viaje, antes de llegar a Ciudad de Guatemala, pasa por Antigua Guatemala, preciosa ciudad colonial arropada por tres impresionantes volcanes (el de Agua, el de Fuego y el de Acatenango), que te mostrará el sincretismo, ya que verás auténticos mayas con sus ritos y tradiciones en un entorno de estilo completamente colonial. De visita obligada es el hotel museo Casa Santo Domingo, entrar en las tiendas de artesanías y, por supuesto, subir al mirador para ver la ciudad y los volcanes desde las alturas.

 

 

 

 

Panamá y Honduras: un recorrido natural por el Caribe y el Canal

El viaje comienza conociendo durante dos días la naturaleza cercana a San Pedro Sula.

 

Poder estar en un lugar de ensueño donde por la mañana puedes disfrutar de arenas blancas y aguas turquesas y por la tarde observar la vida silvestre de la selva tropical, hábitat natural de más de 200 especies de árboles, 135 especies de pájaros tropicales, 68 especies de reptiles, 12 especies de anfibios y 35 especies de mamíferos, entre los que destaca el manatí, es lo que te ofrece el Parque Nacional de Jeannette Kawas.

 

Así pues, puedes disfrutar de la frondosa vegetación y su fauna relajándote en sus playas, mientras practicas snorkel en la segunda barrera coralina más larga del mundo. Realiza varias excursiones donde visitar la Laguna de los Micos paseando desde una barca por los manglares y observando  aves marinas, tortugas, iguanas, monos, lagartos… Allí, tendrás la oportunidad de conocer la aldea garífuna de Miami y ser testigo de su estilo de vida, la arquitectura original garífuna y saborear su gastronomía al ritmo de su música y sus bailes.

 

Continúa tu recorrido visitando la colección botánica que se desarrolló en 1926, el Jardín Botánico La Lancetilla, donde existen más de de 630 especies de plantas, muchos pájaros nativos y una gran colección de frutas tropicales; pero antes, haz una parada en el Triunfo de la Cruz para comprar algunas de las artesanías típicas de los garífunas, como tambores en miniatura y bisutería artesanal. Para cenar, ve al pueblo donde podrás degustar una sabrosa mariscada.

 

La siguiente parada será Cayos Cochinos, por lo que dirígete a La Ceiba y coge un ferry a estos cayos paradisiacos. Antes, haz una alto en el camino y visita el Parque Nacional de Punta de Izopo, donde puedes pasear en barca a través de los manglares para observar los diferentes aves y mamíferos que se refugian en el parque, como pelícanos, martín pescador, manatíes, tortugas, tucanes, iguanas, garrobos o jaguares, entre otras especies.

 

Al dirigirte hacia Cayos Cochinos, te quedas anonadados al ver un verdadero paraíso. Aguas translúcidas, arena fina y blanca, el arrecife coralino y demás forman 13 cayos de la reserva biológica, donde podrás disfrutar de diversas actividades, como submarinismo, snorkel, kayak, senderismo o visitar a los garífunas en el Cayo Chachahuate.

 

 

 

 

 

Después de haber descansado y disfrutado entre cocoteros, vuelve a La Ceiba para terminar el viaje por Honduras, visitando el Parque Nacional Pico Bonito y antes acércate al río Cangrejal, para soltar adrenalina en uno de los más bonitos del país haciendo rafting o kayak.

 

En Pico Bonito te adentras en una naturaleza exuberante, de visita obligada, donde varios senderos te permitirán observar la fauna que habita en esta frondosa vegetación. Mientras paseas verás increíbles cascadas, cataratas y, quizá con suerte, la única ave endémica del país: el colibrí esmeralda.

 

En San Pedro Sula coge un vuelo a Panamá y empieza visitando el famoso Canal de Panamá y el casco antiguo, que era donde se encontraba anteriormente la capital del país.

 

Recorre el Canal de Panamá  para llegar hasta Gamboa, por lo que coge un barco en la calzada de Amador por las esclusas de Miraflores donde se inicia la maniobra del paso de la esclusa y continúa viendo el precioso paisaje pasando por las Esclusas de Pedro Miguel, las cuales transitas hasta llegar a Gamboa.

 

En Gamboa puedes disfrutar de una naturaleza espectacular mientras montas en teleférico, donde al descender puedes apreciar el Río Chagres y la comunidad indígena Emberá, que visitarás más adelante. Acércate a la Isla Monos, que te da una oportunidad increíble para observar a una gran cantidad de fauna como monos cariblancos y aulladores, perezosos, cocodrilos y gran variedad de aves.

 

Sigue la ruta para realizar la siguiente parada en la Comunidad Emberá Drua, quienes te recibirán con su música y bailes, mientras el patriarca te cuenta la historia de su pueblo y su estilo de vida, día a día, desde los ancestros.

 

Regresa a Ciudad de Panamá para finalizar el viaje visitando el valle de Antón, a solo dos horas de la ciudad. Allí puedes combinar aventura y naturaleza. Tras una caminata de 30 minutos llegas a la cascada “Chorro El Macho”, con una caída de más de 30 metros de altura, que es la entrada para hacer el tour de canopy, una experiencia de ecoturismo con la que disfrutar de la vegetación desde las alturas. Después visita el jardín botánico El Níspero, con más de 55 especies de aves y ranas doradas que observar, entre otros muchos animales.

 

photo