Pueblos Indígenas
Pueblos Indígenas
  • El hecho de poder sumergirte entre diferentes pueblos indígenas ancestrales es una experiencia fascinante donde puedes conocer de primera mano su cultura, tradiciones y lenguas, las cuales todavía hoy se mantienen vivas. Pueblos que viven en armonía y rodeados de un paisaje exuberante lleno de color, música, historia y leyendas.

Ritmo caribeño en Honduras y Belice y otros

El viaje comenzará recorriendo algunos de los pueblos de “la ruta lenca” como la Campa, San Manuel, Colorete, San Sebastián, San Marcos de Caiquin, Gracias y Belén, los cuales se encuentran en las cercanías del pueblo colonial de Santa Rosa de Copán.

 

No puedes ir a Honduras y no conocer el famoso Parque arqueológico de Copán. Es uno de los mejores observatorios astronómicos de la época, con el que los sacerdotes consiguieron que el pueblo les aclamase ya que desarrollaron un modelo de monarquía, basado en las predicciones, que conseguía garantizar el orden cósmico y así controlar al pueblo.

 

Continúa hacia el norte para conocer una cultura totalmente diferente: la garífuna.

 

Este pueblo afrocaribeño vive principalmente en la costa de Honduras (en La Ceiba, Tela) donde conocerás sus contagiosos bailes típicos, degustarás su gastronomía y participarás en su forma de vida.

 

Si eres un enamorado del sol y la playa, acércate hasta Cayos Cochinos (salen ferries diarios desde La Ceiba), una reserva biológica por ley formada por dos islas pequeñas (Cayo Cochino Mayor y cayo Cochino Menor) y por 13 cayos más pequeños donde destacan los arrecifes más vírgenes de Honduras. Disfruta aquí de distintas actividades acuáticas y ve a Cayo Chachahuate para convivir con una pintoresca comunidad garífuna antes de viajar a Belice.

 

Desde Puerto Cortés (cerca de San Pedro Sula) coge un barco hasta Placencia y de ahí a la siguiente parada, Hopkins, donde además de disfrutar de la preciosa playa, seguirás conociendo a los garífunas.

 

Estas playas toman vida durante los atardeceres ya que es costumbre que los garífunas deleiten a sus visitantes con sus bailes típicos, como el baile de “John Kunnu”, vestidos con sus trajes típicos, así que pasa el día disfrutando de diferentes actividades acuáticas y al atardecer disfruta de la música afrocaribeña.

 

Auténticos pueblos ancestrales en Guatemala y Panamá

Es curioso y gratificante a la vez que sigan existiendo pueblos que en pleno s.XXI continúen conservando la forma de pensar, vestir y las creencias de cientos de años atrás. Así que conoce mejor estas culturas y los países que las albergan.

 

En Guatemala, prácticamente todo el país es una vitrina de la cultura maya. Mientras paseas por las calles de sus pueblos, puedes apreciar que existe una gran mayoría de población maya que todavía mantiene sus tradiciones, costumbres, gastronomía y ¡hasta su lengua!

Es un sueño conocerles mejor y para entender el significado de “dualidad maya” hay que recorrer principalmente el departamento de Sololá, aunque existen muchas opciones como puedes ver en http://pueblosmayas.com

 

Comienza en Panajachel, un pueblo cosmopolita y bohemio donde aún viven muchos hippies que llegaron en los años 60, junto con bares, música en vivo y mercadillos.

 

Por la mañana coge una barca al pueblo de Santiago de Atilán, conocido como el poblado con mayor fervor espiritual y cultural, a pesar del paso del tiempo. Allí conocerás las dos cofradías que aún están vigentes, una dedicada a San Juan (el patrón del pueblo) y la otra a la famosa deidad maya, Maximón. Llaman la atención sus artesanías, pues las telas, las esculturas, las pinturas y demás plasman su forma de vida.

 

Continúa la visita acercándote al pueblo San Juan la laguna, famoso por su pintura “primitivista” y un pueblo que está mejorando sus condiciones a través de las labores de si población, especialmente de las mujeres.

 

Chichicastenango será la siguiente parada antes de regresar a Ciudad de Guatemala para volar a Panamá.

 

En Chichicastenango te “bañarás” en población maya. Miles de colores, olores y curiosidades inundan sus calles, mientras en la plaza central ves una llamativa estampa: decenas y decenas de lugareños mayas sentados en las escaleras de la iglesia de Santo Tomás. Lo curioso reside principalmente en el sincretismo entre las dos creencias (la maya y la católica) que se fusionan en una sola, por lo que es común ver cómo hacen un ritual maya dirigiéndose a sus Dioses dentro de la iglesia.

Más tarde, sube al cerro de Pascual Abaj, al sur de la ciudad en lo alto de la colina y pasa la zona de las morerías (taller de máscaras). Verás una estatua negra, su “piedra de sacrificio” de cientos de años de antigüedad, donde suelen ir los “chamanes” del pueblo para ofrecer a la deidad comida, bebida o flores, mientras se celebra una ceremonia fascinante para pedir un favor a su Dios.

 

Regresa a ciudad de Guatemala para continuar tus vivencias por Panamá.

 

En Ciudad de Panamá, da un paseo para saber cómo funciona la octava maravilla del mundo: el Canal de Panamá, antes de ir a conocer al pueblo indígena de los Emberá.

 

Este pueblo tiene diferentes comunidades a lo largo y ancho del país. Visita a la Comunidad Emberá Drua embarcando en el P.N. Chagres, por el lago Alajuela que te conducirá hasta el pueblo Emberá. Su música y bailes te darán la bienvenida, mientras el patriarca te cuenta la historia de su pueblo y su estilo de vida, día a día desde los ancestros.

Regresa a la ciudad de Panamá para, esta vez, coger un vuelo hacia el archipiélago de San Blas.

 

La última parada será convivir con el pueblo Guna Yala, un pueblo realmente curioso ya que cuenta con una organización política democrática que tiene sus propias leyes dentro del país. Las islas paradisíacas en las que viven llenas de aguas translúcidas, arena fina y cocoteros te invitan a decidir hospedarte con alguna de sus familias.

 

Mientras disfrutas del relajado mar, sus múltiples colores submarinos y numerosas y divertidas actividades como snorkel, pesca deportiva, pesca artesanal o avistamiento de delfines, observa cómo tejen las mujeres sus famosas molas y conoce de cerca su modo de vida.

 

photo