Ciudades Coloniales
  • Algunas de las ciudades nicaragüenses aún guardan monumentos y edificios de la época colonial que se han conservado hasta nuestros días. Dar un paseo por una de estas ciudades es sumergirse en el pasado, con calles, plazas y edificios que aún guardan el sabor de los siglos pasados, época de esplendor de estas urbes. Entre las ciudades coloniales que más destacan están:

Granada

Situada a orillas del lago de Nicaragua, es una de las ciudades coloniales mejor conservadas del país. Al igual que León, la ciudad aún conserva el estilo colonial con sus tejas de barro entrelazadas sobre los tejados de los hogares granadinos.

 

Una ciudad alegre y colorida que puedes recorrer a pie o en bicicleta, entre otros, pero sin duda, uno de los mejores modos es dar un paseo en coche de caballos desde el parque Colón para disfrutar de la arquitectura de esta pequeña población.

 

No olvides visitar la catedral, la Casa de los Leones o el Palacio Nacional, algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

Cómo llegar:

 

Desde Managua, coge la carretera NIC4 dirección Masaya y allí sigue las indicaciones hasta Granada.

 

León

En el siglo XVI se fundó la ciudad de León a orillas del lago Xolotlán y cerca del volcán Momotombo, llegando a ser la capital del país durante 2 siglos. Debido a la erupción del volcán, la ciudad se tuvo que trasladar 30 km convirtiéndose en una preciosa ciudad universitaria con gran arquitectura eclesiástica. En su catedral, la más grande de la región, descansa el Príncipe de las Letras Castellanas, Rubén Darío.

 

Hoy en día, se conoce a la antigua ciudad capital de León como las Ruinas de León Viejo. Ésta pertenece a la Lista Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. En ella, puedes ver los vestigios de la antigua ciudad con los trazos característicos y sistemas constructivos del período colonial.

Cómo llegar:

 

Desde Managua a León, mediante autobuses que salen del mercado Israel Lewites y tardan poco más de 1 hora.

 

photo