• Nicaragua limita al norte con Honduras y al sur con Costa Rica y está bañada al este por el mar Caribe y al oeste por el océano Pacífico. Además de sus bonitas costas, cuenta con grandes lagos, como el Cocibolca y con 24 volcanes, la mitad de éstos aún activos. Junto a su riqueza natural, el país posee un variado patrimonio cultural, fruto de la mezcla de etnias de todos los pueblos que han pasado por esta tierra.

     

    En la época precolombina, Nicaragua atrajo a numerosos grupos indígenas de todo el continente, como los náhuatl, los chorotegas, los chibchas o los garífunas, y de la época colonial se conservan numerosas ciudades que guardan toda la esencia de su fundación, entre los siglos XV y XVIII. Más tarde, en el siglo XIX y tras la independencia de España, Nicaragua se convirtió en un puente para los piratas y caza fortunas que, seducidos por la fiebre del oro, querían llegar hasta California.

     

    Desde 1937 que llegó Somoza García al poder, comenzó la dictadura que hizo que surgiera el movimiento FLMN (Frente Sandinista de Liberación Nacional) liderado por Carlos Fonseca. Después de muchos años y sufrimiento, el FLMN consiguió derrocar a la familia Somoza el 19 de julio de 1976.

     

    Poco después, la guerra comenzó nuevamente al formarse la Contrarrevolución Nacional, un ejército conocido como “la Contra” que estaba apoyada de la mano de Estados Unidos y que iba en contra de la actitud pro-comunista del país.

     

    Pero a pesar de todas las adversidades que este país ha vivido, el corazón humanitario se conserva grande y acogedor y cualquier viajero podrá comprobar que si hubiese que destacar sólo una cosa del país, ésta sería la calidez de su gente.

photo